Granada, cruce de caminos

Mi primera cámara de fotos me la compré en Pamplona. La estrené retratándome junto con “El Dogras”, vocalista de Barricada y Txarrena. Fumaba un cigarrillo minutos antes de un concierto acústico en el Civibox de Iturrama. Admito que en cuatro años fui incapaz de adaptarme a la idiosincrasia navarra o a la de su universidad. Y mira que lo intenté. Dicho esto, dudo que consiga hacer tantos y tan buenos amigos en ninguna otra parte.

Al final de aquella etapa, supe que me iba de becario a EL ESPAÑOL. Y me dio por escuchar a Porretas, banda de rock del barrio de Hortaleza. Pensaba que así adaptaría más rápido a la capital de España. Hoy, al recordar aquellos días de merodeos, misiles y juergas varias, yo también siento que aún arde Madrid en mi memoria. 

Hace un par de semanas acudí al festival Zaidín Rock de Granada, ciudad que me acogerá durante este curso. Aquella noche vi a actuar a El Drogas y a los Porretas en un mismo escenario. Y se cerró el círculo.

Nos hacen creer que el destino está en nuestras manos, pero lo cierto es que son las circunstancias las que nos llevan de un lugar a otro. Al menos, así ha sido en mi caso. De todas formas, las distintas etapas de la vida no parecen compartimentos estancos, sino vasos comunicantes: lo que aprendemos en un determinado momento y lugar nos vale para siempre.

Si no hubiera pasado por Pamplona y Madrid, también habría acudido al Zaidín Rock. Pero los conciertos de El Drogas y Porretas me habrían dejado más frío. Porque esa sensación de que todo confluye en un mismo punto, aunque solo sea de manera simbólica, es lo más reconfortante que uno puede experimentar.

Supongo que dentro de algunos años recordaré con nostalgia el aquí y el ahora. De momento, solo puedo mantener los ojos abiertos para empaparme de cuanto suceda a mi alrededor. Las pequeñas cosas del día a día se acaban convirtiendo en las grandes historias del mañana. No se trata de acumular distintos paisajes en la memoria, lo interesante es aprender a mirarlos. Parece que por fin lo entiendo.

Por las vivencias que nos quedan y los amigos por conocer, que espero que sean muchas y muy buenos. Bienvenida a mi vida, Granada.

Anuncios

Un comentario sobre “Granada, cruce de caminos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s