Los consejos para escribir claro de William Lyon

A todos nos gustaría escribir bonito. Tanto, que para lograrlo somos capaces de sacrificar la franqueza de nuestra prosa. En el libro La Escritura Transparente (Libros del KO), William Lyon denuncia justo eso, la falta de claridad por escrito de demasiados profesionales, empeñados en demostrar un dominio del lenguaje que no tienen y que nadie les exige.

1280px-m-_kleins_hands_writing-_wellcome_l0018664

A continuación recopilo algunos consejos que deberíamos tener presentes a la hora de enfrentarnos a un folio en blanco. Sobre todo cuando nuestro objetivo sea redactar un escrito que requiera escasa imaginación y nada de ficción, como sucederá casi siempre. Duro con ellos.

  • A escribir NO se aprende en dos días. Practica.
  • Regla de oro: Sujeto+verbo+complementos; verbos activos en vez de pasivos; si basta una palabra, ¿para qué usar tres?
  • Piensa antes de escribir; cuanto más tiempo inviertas en averiguar qué quieres decir, cómo y con qué extensión, menos tardarás en redactarlo.
  • Ten presente al lector en todo momento. Sin él, escribir no tiene sentido.
  • Revisa el texto al acabar. Y pide a una voz autorizada que lo lea.
  • Nunca olvides la función esencial: informar. Todo lo demás es secundario.
  • Para noticias e informes, regla de las 5w: qué (what), quién (who), dónde (where), cuándo (when) y por qué (why). Si lo sabes, añade el cómo (how).
  • Jerarquiza: la información más importante al principio.
  • En un reportaje, preocúpate por lograr un buen arranque. Por ejemplo, describe una escena o ambiente relacionados con la historia.
  • Si el tema es controvertido, incluye opiniones que disientan de la tesis del artículo.
  • Un gran reportaje ha de contener una gran idea que puedas resumir en una frase. No empieces a escribir antes de tener claro cuál es.
  • El cierre de un reportaje ha de ser parecido a la entradilla, para dejar buen sabor de boca al lector.
  • En una noticia, el primer párrafo debe causar una reacción tipo “¡Qué interesante!”; el segundo y tercero, son rollo “¡Cuéntame más!”, y a continuación se debería incluir una cita de autoridad entrecomillada.
  • No sanciones la chispa y el buen humor; marcan siempre la diferencia.
  • Busca en todo momento un hilo conductor que justifique el orden de los párrafos.
  • No pongas entre comillas la información descriptiva más básica. Guarda el recurso para las declaraciones más llamativas.
  • Introduce adverbios y preposiciones al principio de ciertos párrafos, a modo de transición.
  • Omite tópicos. Ya basta de vasos medio llenos/vacíos, silencios sepulcrales y partidos del siglo día sí, día también.

He aquí las principales enseñanzas del librito. A modo de resumen, añadiré una que encierra a todas las anteriores a la vez: el mejor estilo es el que no se nota. Hagamos caso a William; sigamos escribiendo.

portada-lyon_4e4fbb75-e7f7-41f0-b8a2-9edcdaebc7bf

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s