Una estampa pintoresca

Sucedió un lunes estival cualquiera, excesivamente cálido y monótono, como todos en Linares. Rondaban las ocho de la tarde y me dirigía al Polideportivo San José para encontrarme con unos amigos que habían jugado a fútbol-sala.

 

0_2500_1

De camino al pabellón Julián Jiménez observé el campo de fútbol de hierba sintética. Solo una mitad estaba ocupada. Un grupo de adultos, entre los que se alternaban algunos jóvenes con otros más veteranos, disputaban un partido de fútbol 7. La falta de forma de los mayores la compensaba su inmejorable colocación y una aceptable visión de juego. También lucían petos amarillos como distintivo. Enseñanzas que brinda la experiencia, supongo.

Cuál fue mi sorpresa al mirar las porterías. La que me era más cercana la defendía una niña de no más de 12 años. Vestía una camiseta rosa y una falda vaquera, y no disponía de más equipamiento que unas zapatillas de deporte. Ni medias, ni rodilleras, ni coderas, ni tan siquiera unos guantes que le protegiesen las manos del hipersónico Jabulani, entonces el balón a la moda. La altura de ella apenas cubría la mitad de la distancia entre el larguero y el suelo.

La estampa de la meta opuesta, más alejada y a pleno sol, resultaba igual de pintoresca. Dos niños, de estatura aún menor, compartían el rol de arquero. El más adelantado se ocupaba de las salidas y de los disparos de larga distancia; el de atrás era el encargado de salvar los balones imposibles para su colega, observando atento desde el segundo palo. De haber sumado la edad de los 3 porteros no habría igualado siquiera a la del jugador de campo más joven.

– ¿No te da miedo jugar con gente tan grande?- le pregunté a la chiquilla, intentando camuflar mi asombro.

– Bueno, la verdad es que un poco- respondió con inocencia- intentan no tirarme fuerte, pero sí que me asusto cuando están muy cerca. He ido con mi padre y sus amigos. Les falta gente, por eso los de la otra portería también son niños.

Seguí viendo aquella pachanga hasta que mis amigos aparecieron. No transcurrió mucho tiempo, aunque bastó para que me diera cuenta de que aquella niña me acababa de dar una lección: no hace falta ser el mejor en lo que haces, tampoco disponer del más moderno equipamiento, ni siquiera que las circunstancias nos resulten favorables, para pasar un buen rato. Basta con rodearse de gente agradable con la que no te sientas juzgado y mantener una actitud receptiva, siempre dispuesta a la diversión. Así de simple. Así de raro.

img_3901

Lo confieso: yo también solía jugar de portero. Y cuando desenganchaba los balones de la red a la par que los jugadores rivales celebraban el tanto anotado, me inundaba una irreversible impotencia con sabor a bilis que aumentaba conforme avanzaba el cronómetro. Una sensación simultánea de rabia y culpa que me inhabilitaba para lo esencial, que no era otra cosa que disfrutar del partido.

Aún tengo demasiado que aprender y mucha gente en la que fijarme. Por de pronto, si mis amigos vuelven a llamarme, no tardaré en calzarme unas botas de tacos ni en ajustarme los guantes de látex. Gracias por todo, pequeña.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s