Reflexiones camusianas

“Jamás he podido renunciar a la luz, a la felicidad, a la vida libre en que he crecido. Pero aunque esta nostalgia explique mucho de mis errores y de mis faltas, me ha ayudado sin duda a comprender mejor mi oficio, me ayuda a mantenerme ciegamente junto a esos hombres silenciosos que no soportan esa vida que les hace el mundo, más que por el recuerdo o el refugio en el remanso de breves y libres felicidades”.

“A pesar de las ilusiones racionalistas, e incluso marxistas, toda la historia del mundo es la historia de la libertad.”

“Cada vez que un hombre en el mundo es encadenado, nosotros estamos encadenados a él. La libertad debe ser para todos o para nadie.”

“Amo demasiado a mi país para ser nacionalista.”

“Bendito el corazón que se puede doblar porque nunca se romperá”

“Fue en España donde mi generación aprendió que uno puede tener razón y ser derrotado, que la fuerza puede destruir el alma, y que a veces el coraje no obtiene recompensa”

“Califico de estúpido a quien teme gozar.”

“El Acto más importante que realizamos cada día es tomar la decisión de no suicidarnos.”

“El hombre tiene dos caras: no puede amar sin amarse.”

“En el apego de un hombre a su vida hay algo más fuerte que todas las miserias del mundo.”

“Está la belleza y están los humillados. Por difícil que sea la empresa quisiera no ser nunca infiel ni a los segundos ni a la primera.”

“Algún día habrá de caer la estúpida frontera que separa nuestros dos territorios (Francia e Italia) que, junto con España, forman una nación.”

Albert_Camus,_gagnant_de_prix_Nobel,_portrait_en_buste,_posé_au_bureau,_faisant_face_à_gauche,_cigarette_de_tabagisme

Albert Camus (Mondovi, Argelia, 7 de noviembre de 1913 — Villeblevin, Francia, 4 de enero de 1960)  encarnó mejor que nadie la figura del intelectual libre y autodidacta, condiciones que le obligaron a padecer la antipatía de sus coetáneos.

Francés de origen español nacido en Argelia; profesor, periodista y escritor, Camus no fundó ningún sistema filosófico ni estuvo al servicio de ninguna universidad. Sin embargo, nos dejó auténticas obras maestras en las que vertió sus preocupaciones existenciales, semejantes a las de casi toda la humanidad, como El extranjero, La Peste o El mito de Sísifo. Fue galardonado con el Nobel de Literatura en 1957, con el eco los disparos de la guerra de Argelia.

Consciente de las contradicciones de la vida, se rebeló contra la pose nihilista y existencialista tan a la moda, así como contra la violencia revolucionaria, motivo que le costó  más de una disputa con su colega Jean Paul Sartre. Aficionado al fútbol y al teatro, dos de las mejores escuelas de vida (en su opinión), nos dejó un 4 de enero de hace ya sesenta y seis años, tras un accidente de tráfico. El programa Documentos, de Radio Nacional de España, elaboró un programa especial dedicado a su vida y obra. Muy recomendable.

Aprovechando este clima de consumo propio de la época navideña, os animo a regalar las obras de Albert Camus si queréis conocerlo mejor. Siempre merecerán la pena, a pesar de los tantos sinsabores que puedan causarnos. Felices Reyes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s