Entrerraíles (VII): Sarajevo, una ciudad bipolar

Sarajevo, la histórica, la meca del reporterismo de guerra, la  actual capital de Bosnia-Herzegovina, es una ciudad bipolar. Encierra vida, alegría, dinamismo, juventud, mas también muerte, tristeza, miseria, ruinas  y odios diversos. La herida de la Guerra de los Balcanes, acaecida a principios de los noventa y en la que los musulmanes bosnios sufrieron más que nadie, tardará varias décadas en desinfectarse.

Esa brecha generacional, producto del contraste entre quienes pertenecieron a un país prospero, grande, autoritario pero con una rica tradición propia, y un juventud hija de la guerra, nacida en una nación pequeña y arrasada, pero abierta al exterior y cuya cultura ha permanecido casi intacta, solo se subsana gracias al nacionalismo bosnio anti-serbio, profesado a la par que condenado por padres e hijos. Ambos saben que tanto para olvidar como para perdonar hace falta algo más que buena voluntad.

La ciudad, valle entre montañas,  constituye un aparente refugio frente a las posibles hordas bárbaras del exterior. Una situación geográfica que, cruel broma del destino, facilitó su cerco durante la guerra. Aún hoy barreras físicas como el río Miljacka se alzan como fronteras culturales, dado que separan a las irreconciliable comunidad serbia del resto de poblaciones (bosnios, croatas, judíos, católicos, gitanos).

 CIMG2678

CIMG2681

En nuestra primera mañana en la ciudad participamos en un recorrido organizado por el personal de nuestro albergue entre las ruinas de la ciudad. Nuestro guía, Meme Zbristika, nos aclaró que el prefijo multi- es el que mejor se aproxima a la definición esencial de la ciudad y sus habitantes. Él lo personificaba: joven de piel pálida, licenciado en Economía y estudiante de Arte dramático, hablaba inglés con una fluidez que ya quisiéramos algunos, adoraba el café y el fútbol, y, creedlo o no, era hincha del Betis. Y para los más curiosos, formaba parte de la comunidad étnica mayoritaria del país(musulmanes bosnios); señal inequívoca que la diversidad y la diversidad afecta también a grupos antaño homogéneos. Y me alegro de que así sea.

Nuestra ruta nos llevó desde lo alto de un cerro, donde contemplaba una panorámica de la ciudad, a la villa olímpica (o lo que quedaba de ella), pasando por un fuerte abandonado convertido en museo de la contienda. Y de fondo, un bosquejo que recordaba a los escenarios de la serie The Walking Dead. Tales lugares no eran sino  historia viva de la desolación, porque como nuestro guía nos aclaró, prácticamente todas las familias bosnias perdieron a uno de sus miembros en la guerra. Por tanto, todas tienen a alguien a quien llorar y odiar, admitió. Por suerte, las generaciones se van renovando, y también su memoria colectiva.

Impresionaba también la gran cantidad de perros abandonados que merodeaban por Sarajevo. En lo alto de un cerro descubrimos una camada de cachorros, desprovistos de figuras paternales, completamente a su suerte. Algunos velaban los restos de uno de sus hermanos, fatalmente atropellado; la mayoría se limitaba a seguir, entre gemidos, a los forasteros. Una escena que conmocionaría al más insensible.

CIMG2687 CIMG2692 CIMG2697 CIMG2699 CIMG2701 CIMG2702 CIMG2705 CIMG2720 CIMG2723

Los contrastes también afectaban a los edificios. En el llamado centro histórico coexisten, y en una armonía casi perfecta, edificios de todas las épocas y de muy distintas funciones. Mezquitas con minarete y edificios gubernamentales decimonónicos, iglesias cristianas, sinagogas y bloques de oficinas, ninguno de ellos molesta a otro porque todos tienen una razón de ser y representaban a un grupo de población. Una población igual de plural y heterogénea, entre la que te encuentras, por ejemplo, a mujeres con velo, maquillaje, bolso y pantalones, de tez y ojos más claros a los que estamos acostumbrados en la Europa mediterránea. Y repito, todas esas mezcla no resultan para nada forzadas.

CIMG2730 CIMG2732 CIMG2734 CIMG2735 CIMG2739 CIMG2741 CIMG2744 CIMG2748 CIMG2749 CIMG2752 CIMG2753 CIMG2756 CIMG2757 CIMG2758

El comercio fue elegido el principal motor económico para levantar al país de entre los escombros. Las callejuelas céntricas, repletas de bazares, me recordaban a las angostas calles granadinas y cordobesas, orgullosa herencia de su pasado morisco y sefardí. Las tiendas para turistas emanaban un aroma más puro, propia de la superioridad moral de la artesanía (teteras, lámparas, cojines, alfombras, tableros de ajedrez…) frente a los objetos prefabricados (mecheros, llaveros, linternas….). También, los restaurantes tradicionales ganaban la partida a aquellos de comida rápida, al menos en el casco viejo.

Sin embargo, la desigualdad y el retraso económico se palpaban en el ambiente. Proliferaban los centros de cambios de divisas, esos lugares que permiten que quienes usemos euros, libras o dólares nos sintamos multimillonarios en países con una moneda más débil. En no pocos comercios aceptaban euros que ellos mismos se encargarían de cambiar después. Y la economía sumergida debía de desempeñar un rol fundamental, a juzgar por la cantidad de casas de apuestas que uno encontraba casi sin quererlo. Además, en dos ocasiones nos valimos de taxis sin licencia para desplazarnos por el país (sobra decir que los taxistas legales e ilegales se saludaban al cruzarse, viéndose como camaradas, y no como competencia desleal, como sucedía en la España de no hace tanto).

Tuve la desagradable impresión de que la gente te intentaba sacar todo el dinero que podía, más que nada por necesidad, conscientes de que unos céntimos de más resultan casi imperceptibles para los turistas occidentales. Por eso mismo se les perdona rápido.

 CIMG2762CIMG2847

Si Croacia me pareció un país en construcción, y Zagreb una capital homogénea y funcional, de Bosnia-Herzegovina puedo afirmar que es un estado en reconstrucción, cuya capital resulta algo caótica, si bien con ese punto de belleza que encierran la anarquía y la diversidad, encarnada tanto en una estación de tren completamente desfasada y destartalada como en sus zonas históricas y monumentales, provistas de contrastes que desprenden una energía muy positiva a quienes tenemos el gusto de pasear entre sus calles. Y es que, como bien dice el refrán, para saber, viajar o leer.

Sarajevo, frontera de la civilización europea, fue nuestro enclave más alejado del viaje, pero no el último. Ha sido muy gratificante ver la diversidad de los pueblos y ciudadanos de Europa, y en concreto, esta ciudad avivó mi deseo de conocer un poco más los Balcanes y también Turquía, un país en cierta manera similar. Supongo que ya habrá otra ocasión.

Y vosotros, no dejéis de viajar, ni por tanto de aprender, siempre que se os presente la ocasión. Seguro que merecerá la pena, así como el compartir la experiencia.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s