Reflexiones (más o menos) republicanas

Con inmejorables intenciones, el 14 de Abril de 1931 fue proclamada la II República española, concretamente en Eibar, Guipúzcoa. Su desenlace fue una guerra civil cuyas heridas aún siguen abiertas y una dictadura tan rancia como prolongada que condenó a los republicanos españoles al exilio y a sus herederos intelectuales a una perpetua sospecha. Hoy en día este régimen o se maldice o se idealiza, en ambos casos hasta el extremo (algo muy típico en España).

No seré yo el que diserte sobre los aciertos y errores de aquel periodo histórico. Ya se ha escrito demasiado, y hoy volverán hacerlo. En vez de eso, dejaré hablar, a través de las citas, a varios de sus protagonistas, pasados y presentes. Una vez más recomiendo aplicar aquella máxima periodística de los hechos son sagrados y las opiniones libres.

puerta-del-sol

“… antes de las seis de la mañana habíase congregado el pueblo en la plaza que se iba a llamar de la República, y los concejales electos del domingo, por su parte, habiéndose presentado en la Casa Consistorial con la intención de hacer valer su investidura desde aquel instante, se constituyeron en sesión solemne, acordando por unanimidad proclamar la República. Acto seguido fue izada la bandera tricolor en el balcón central del ayuntamiento, y Juan de los Toyos dio cuenta desde él al pueblo congregado, que a partir de aquella hora los españoles estábamos viviendo en República”.

(Toribio Echeverría en Viaje por el país de los recuerdos, sobre la proclamación de la República en Eibar)


“A la república solo ha de salvarla pensar en grande, sacudirse de lo pequeño y proyectar hacia lo porvenir”.

(José Ortega y Gasset)


“Mi respeto y mi amor por la verdad me obligan a reconocer que la República española ha sido un fracaso trágico”.

(Gregorio Marañón) 


“En la bandera de la libertad bordé el amor más grande de mi vida”.

(Federico García Lorca)


“La República que tantas expectativas había despertado, acabó tirando casi todo su crédito por la borda. Los sectores populares terminaron por alejarse de ella y abandonarla a su suerte a ser incapaz de superar las contradicciones estructurales que arrastraba el Estado español. Los conflictos socio-económicos, el arbitrario reparto de la riqueza, la incapacidad de llevar a cabo una reforma agraria mínimamente aceptable para miles de braceros y jornaleros que sobrevivían en la más absoluta miseria… Hizo que las capas populares y clases medias, en definitiva aquellos que más lealmente estaban a su lado, se desencataran de los sucesivos gobiernos republicanos, dejando el campo despejado para las fuerzas reaccionarias de derecha (y de izquierda) que no tenían más meta que imponer sus postulados”.

 (Eduardo Renobales, historiador)


“Hambrientamente lucho yo, con todas mis brechas, cicatrices y heridas, señales y recuerdos del hambre, contra tantas barrigas satisfechas: cerdos con un origen peor que el de los cerdos”.

(Miguel Hernández)

“¿Que si habrá crisis? ¿Qué más crisis desean ustedes que la de un país que se acuesta monárquico y se despierta republicano?”                                                               

(Juan Bautista Aznar Cabañas, presidente del Consejo de Ministros)


“La libertad no la tienen los que no tienen su sed”.

(Rafael Alberti)


“Si de la República han de estar ausentes las derechas, cuando mandan las izquierdas, y luego, cuando son las derechas las que gobiernan, las izquierdas han de enloquecer y lanzarse a la revolución, no habrá, no ha habido todavía, verdadera democracia en España. Como tantas otras cosas, la democracia aquí no es más que un nombre de raíces clásicas y de contenido extranjero”.

(Agustín Calvet i Pascual “Gaziel”, periodista del periódico La Vanguardia)


“Si los socialistas son derrotados en las urnas, irán a la violencia, pues antes que el fascismo preferimos la anarquía y el caos”.

(Francisco Largo Caballero, dirigente del PSOE)


“El Frente Popular podía ser una estafa, pero Franco era un anacronismo. Solo los millonarios y los ilusos podían desear su victoria”.

“Guardo de España unos recuerdos atroces, pero muy pocos malos recuerdos de los españoles”.

(George Orwell)


“Frente a una democracia que conserva sus virtudes cívicas la inferioridad y la impotencia de los regímenes totalitarios siguen siendo incuestionables”.

“No quiero sumarme a esta legión triste de los «desarraigados» y, aunque sienta como una afrenta el hecho de ser español, me esfuerzo en mantener una ciudadanía española puramente espiritual, de la que ni blancos ni rojos puedan desposeerme”.

(Manuel Chaves Nogales)


“La guerra está perdida; pero si por milagro la ganáramos, en el primer barco que saliera de España tendríamos que salir los republicanos, si nos dejaran”.

“La libertad no hace felices a los hombres, los hace sencillamente hombres”.

“Si los españoles habláramos sólo y exclusivamente de lo que sabemos, se produciría un gran silencio que nos permitiría pensar”.

(Manuel Azaña, Presidente del Gobierno y de la República española) 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s