Destellos de Arte

Todos nacemos con distintos talentos y habilidades. Están de acuerdo tanto los más ilustrados como sus románticos opositores.  El error, tan extendido (y asimilado), es pensar que a todos  se nos debe dar bien todo. Y que encima nos ha de gustar. Más de un mal trago nos habríamos ahorrado si estuviésemos preparados para el disgusto, el fracaso o el error. Por no estarlo siempre me sentí estúpidamente  inferior durante las clases de Historia del Arte, privado de dicha vocación. Pero a veces, de súbito, una sensibilidad non-nata florece en nosotros.

Sucedió en el Civibox (un centro lúdico y cultural) del pamplonés barrio de Iturrama. Aquella mañana, al no haber clase, decidí ir a la piscina. Necesito ponerme en forma, y para eso no hay mejor ejercicio que la natación. A la salida, con el cabello aún mojado y la mente despejada, una exposición pictórica captó mi atención. Repito, la Historia del Arte nunca me ha despertado pasión alguna a pesar de verme obligado a estudiarla cada curso por obra y gracia de planes de estudio rígidos y estandarizados. Pero tres obras, las que he compartido en esta entrada, consiguieron que me detuviera un rato más en el sencillo ejercicio de la contemplación.

20150225_134023

La primera consistía en la fachada deteriorada de un edificio rojo. Podría ubicarse en cualquier ciudad europea labrada a yunque y martillo durante la decimonónica era de la Industrialización. A mí personalmente me transportaba a Lille, a los paisajes desde la línea roja del metro, los cuales han ganado claridad y perdido sombra con el paso del tiempo, en contra de lo que suele ocurrir. No seré el primero en descubrir la belleza que pueden albergar las ruinas. Sin mover mi cuerpo, mis pensamientos lograron desplazarse en el tiempo y en el espacio durante unos segundos que se me hicieron más largo. Qué increible-y misterioso-resulta el arte de la evocación.

Los otros dos cuadros estaban ambientados en Bilbao, una ciudad que me encanta. Un genio de andar por casa como fue el alcalde Iñaki Azkuna consiguió, no exento de trabajo y dificultades, convertir una ciudad gris y oscura en otra verde, diáfana y en la que se respira el dulce a20150225_134007roma de la Cultura.  Las obras en cuestión nos llevaban a la ría de Nervión, uno de los tantos paseos agradables por la capital vizcaína. En uno se aprecia un cielo nuboso que contrasta con la claridad de las aguas de la ría. Atención a la técnica del reflejo, casi parece un fenómeno natural producto de un sol escondido mas no ausente.  La segunda, mucho más colorida y despojada de la realidad, siempre seria, consiste en una góndola con cabeza de dragón cuya misión no es otra que albergar y desplazar al museo Guggenheim a través de las aguas. Al mismo tiempo, unos niños juegan despreocupados  con una cometa de dragón en el tejado del edificio. Esta vez, vinieron a mi cabeza dibujos animados; Up, cuando la casa echa a volar gracias a los globos de helio, El Castillo ambulante, película japonesa firmada por Miyazaki que adapta la novela homónima de Diana W. Jones, o incluso al último episodio de Dragon Bal GT en el que Goku, transformado en niño, surca los cielos a lomos del dragón Shenron.

No sabía el autor de las obras allí expuestas, tampoco el tema principal de la muestra. El caso es que quienquiera que fuera el artista estaba de sobra capacitado para considerarse cómo tal. Había conseguido evocar múltiples y muy diversas sensaciones en alguien como yo, que estaba ahí de paso y por pura casualidad. No creo que pueda haber mayor sensación de triunfo en la carrera de todo pintor.

 20150225_133942

Os recomiendo encarecidamente a visitar exposiciones y galerías que queden a vuestro alcance, y cómo no, ésta misma en el Civibox de Iturrama. Creo que aún estáis a tiempo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s